lunes, 31 de octubre de 2016

GODZILLA





Hace cosa de dos años, empecé la que sería la mayor empresa de este blog. El GODZILLAMARATÓN, un conjunto de entradas que tratarían sobre la filmografía del icónico monstruo japonés. Lo que al principio empezó siendo como un experimento, un "a ver qué tal son las películas estas", acabó dando respuesta a una pregunta que llevaba en mi cabeza mucho tiempo.

¿Acaso tengo una saga cinematográfica predilecta?

Lo sé, es una pregunta simple e incluso estúpida, porque el hecho de tener, o no, una saga  favorita no va a cambiar nada, tan solo es un complemento. No obstante, tras ver estas películas, no solo resolví dicha cuestión, sino que encontré mucho más de lo que podía esperar. Porque Godzilla no es una saga como otra cualquiera. 

Godzilla se enmarca dentro del género japonés llamado Tokusatsu, que implica el uso de efectos especiales. Dentro de este, existe el subgénero del Kaiju-eiga, esto es, las películas de los monstruos gigantes, o kaiju. Mi afición por este género nació con la película de Pacific Rim, que sigo considerando como la mejor cinta que tuvimos en este siglo XXI. La película de Guillermo del Toro no era sino un gran homenaje al mundo de los kaiju (y de los mecha), pero había calado tan hondo en mí que decidí conocer un poco más ese universo. Echando la vista atrás, recuerdo que cuando iba a ver la primera película de Godzilla, tenía un poco de vergüenza, porque claro, es una cinta con tíos disfrazados en un decorado, así que lo mejor que podría haber hecho era rezar por que la Tierra me tragase. Pero me equivoqué.

Godzilla es para mí la mejor saga de ciencia ficción que jamás se haya hecho.

Pensemos en los monstruos. ¿Qué es un monstruo? De acuerdo con la RAE, un monstruo es "Un ser fantástico que causa espanto". Según esa definición, el hombre lobo, los dragones o incluso Chtulhu son monstruos, puesto que son eso: seres fantásticos que causan espanto. Y, ¿cuál es su origen?
A grandes rasgos, un monstruo podría constituir una explicación para un hecho desconcertante, nacida del folclore, del boca a boca. Por su parte, Chtulhu es la creación más célebre de Lovecraft, un ser de otro mundo, con capacidades sobrenaturales que lo hacían, a ojos del hombre, un Dios.

Entonces, ¿por qué considero a Godzilla como la mejor saga jamás realizada?

Porque se atrevieron a ir más allá.

Antes de Godzilla, hubo otros monstruos gigantes en el cine, como King Kong, o La bestia de los tiempos remotos. De hecho, esta última comparte el mismo origen que Godzilla, pero en la obra de Ishiro Honda se dio un enfoque que cambiaría por completo el mundo de los monstruos. 

En la película se habló de los bombardeos de Hiroshima y Nagashaki. Con un monstruo gigantesco que había nacido como consecuencia las pruebas con bombas de hidrógeno, sumiendo al pueblo japonés en una crisis atómica peor que la que habían sufrido. Las escenas más escalofriantes para mí no fueron las del monstruo, sino las de las ciudades arrasadas, con el fuego extendiéndose en kilómetros a la redonda, los edificios totalmente destruidos, y la gente muriendo por la radiación. El pasado había llamado a la puerta y había entrado sin invitación.

De hecho, es curioso cómo las películas americanas, con presupuestos superiores a las versiones japonesas, no han conseguido tanto reconocimiento. ¿Monetario? Sí, pero si le preguntas a un fan del género kaiju por su película favorita de Godzilla, no creo que te diga algo como "Mi favorita es la del 2014".

Y es que las películas japonesas de Godzilla tienen un mensaje común aplastante: afrontar y lidiar con el pasado. 

Esto se ve perfectamente con las primeras entregas: un monstruo gigantesco nace de la energía atómica y sume a Japón en una crisis desastrosa, recordándoles el horror de los bombardeos. Pero cuando comienza la era Heisei, y en especial con la era Millenium, ves personajes que tienen que luchar contra lo que han vivido, a veces recordando sucesos brutalmente dolorosos, marcados por la pérdida. Eso se nota perfectamente en mi película favorita de Godzilla, Godzilla GMK, en la que el rey de los monstruos, que es la representación de las almas de los muertos en la guerra del Pacífico, comienza a destruir a Japón para que la gente "no olvide los gritos de horror", mientras que los dos protagonistas principales, un padre marcado por la destrucción que hizo Godzilla, y su hija, ajena a todo el peligro por su desconocimiento sobre esa criatura, confrontan sus respectivas visiones sobre el mundo. Hay conflicto, sí, pero respetuoso. Godzilla no son sólo tíos disfrazados de monstruos gigantescos dándose de hostias, como mucha gente cree. Hay algo más. 


El pasado no es un arma. Pero es necesario recordarlo, igual que hacen esos personajes. Conociéndolo, sin imponerlo, dejando que la gente lo comprenda. Es doloroso, pero sin eso, no podemos avanzar. Hay que saber lo que hicimos, para marcar un camino. Eso es lo que, al menos yo, aprendí de Godzilla. Puede sonar raro, pero cada uno saca sus interpretaciones (de hecho, eso es lo más interesante de una obra, lo que implica para una u otra persona).Y por eso aprecio tanto a Godzilla. Porque me ofreció mucho más que ninguna otra saga me había proporcionado en mi vida. 


LARGA VIDA AL REY.





PD: Parecerá hipócrita por mi parte poner esta escena tras lo que he dicho sobre las versiones americanas, pero seamos sinceros: ese rugido es la HOSTIA. 






sábado, 29 de octubre de 2016

BOBOBO. UNA REFLEXIÓN DEL DOBLAJE

Hace muchos años, mi hermano y yo convencimos a mis padres para poner Digital +. ¿Y por qué no? Así ellos tenían los programas que les gustaban, igual que nosotros. De entre todas las series que ponían, una fue la que nos enamoró a mi hermano y a mí. Una serie de anime, de humor absurdo, y que siempre recordaremos con gran cariño. Damas y caballeros, con todos ustedes,


BOBOBO




La cuestión es que no pensaba hacer de ella un análisis completo, de hecho, el mejor que he visto es el que realizaron la Xanocueva, junto con la breve disertación de Dayoscript en su vídeo "10 anime que recomiendo". No creo que pudiera aportar nada más en una crítica al uso. 

El aspecto principal que quería tratar sobre esta serie es su doblaje.

En primer lugar, veamos un vídeo de Bobobo en su versión japonesa:




Y ahora, en la versión castellana:



Seamos sinceros, ¿a que os habéis reído más con el último vídeo?

Cuando sacaron el trailer de Logan, con la maravillosa canción Hurt, del gran Johnny Cash, leí en una noticia sobre el citado trailer que, pese a no ser un tema compuesto por él, sino por Trent Reznor, la hizo "suya", porque con ella pudo contar su vida. Basta con leer la letra y conocer la vida del Hombre de Negro para corroborar esa frase. 

"¿Y qué tiene que ver eso con Bobobo?", os preguntaréis. 
Pues que algo parecido pasó con este anime.
Gracias al doblaje en castellano, LO HICIMOS "NUESTRO".




Probad lo siguiente: buscad Bobobo en Youtube. ¿Qué os sale primero?



Exacto. OS SALEN VÍDEOS DE LA SERIE. EN CASTELLANO.

Cuando leo algunos artículos sobre el doblaje, o comentarios en páginas como Facebook o Filmaffinity sobre esa profesión, suelo ver, desgraciadamente, gente que menosprecia este mundo tan maravilloso, no sólo de otros países, sino incluso de aquí. Cierto que hay meteduras de gamba en varios casos (como en las películas de Gurren Lagann, con un doblaje en español inadecuado) pero, en la mayoría de las ocasiones, los actores de doblaje hacen un trabajo excelente. Basta con pensar en películas como El Señor de los Anillos, Terminator, o series como Evangelion, Los Simpsons (al menos, los episodios antiguos con el señor Carlos Revilla) y el caso que nos ocupa, Bobobo. ¿Y sabéis por qué son trabajos excelentes? Porque les ponen pasión. 

Mirad, también es cierto que en el caso de los animes, las versiones japonesas suelen ganar al resto, dado que los actores de doblaje nipones se dedican apasionadamente a su labor. Y no, no es por ser un pelota, es que es verdad. Pero en el caso de Bobobo, algo increíble, y a la vez maravilloso, ocurrió. Nuestra versión le DIO MIL VUELTAS A LA JAPONESA.

Bobobo es forzar lo absurdo hasta el límite, y eso mismo hicieron los actores de doblaje que se encargaron de ella. LLEGAR HASTA EL LÍMITE. Hasta tal punto que lo más divertido de la serie, al menos para mí, no eran las chorradas que hacían, sino las voces que sonaban cuando las hacían. Las voces y las chorradas se habían convertido en un ser inseparable, indisoluble; una no podía vivir sin la otra. Y por eso la versión japonesa falla. Porque no habían llegado a tal grado de simbiosis. 
Oh, y no nos olvidemos del narrador. EL PUTO AMO Y SEÑOR DE LOS NARRADORES, JODER.

A veces oigo a gente decir que prefiere películas en versión original. No lo negaré, hay actores extranjeros con grandes voces, como Jeremy Irons, Leonard Nimoy u Orson Welles. Tampoco negaré que dichos actores son correspondidos con grandes especialistas del doblaje de nuestro país, pero aún así, me siguen gustando sus voces originales. Pero hay ocasiones en las que nuestro doblaje se sale. Como Pepe Mediavilla cuando hace de Morgan Freeman. O Ramón Langa con Bruce Willis. Y en el caso de Bobobo, el trabajo tan grande que hicieron Jaime Roca y compañía con esa serie. 

El doblaje en España está cada vez más considerado, pero aún sigue sufriendo muchas lacras e injusticias por parte de gente que no comprende el enorme esfuerzo que los actores de nuestro país ponen cada vez que se acercan al micrófono. Si te gusta más la versión original, hay un botón en el mando que te permite cambiar las voces, e incluso salas de cine en las que ponen la versión original con subtítulos, pero no nos jodas a los que queremos ver a nuestros actores de doblaje en acción. Las dos versiones pueden convivir, con el reconocimiento que merece cada una. 

PD: Aprovecho estas líneas para agradecer a Selecta Visión. En primer lugar, por traer al cine más películas de anime, como ya hicieran con Evangelion 3.33, o ahora, con One Piece Gold. Y en segundo lugar, por haber escuchado a los fans y haber dejado que los actores de doblaje españoles originales de los protagonistas de One Piece vuelvan a trabajar en sus personajes (que por si no lo sabéis, son los mismos que aparecían en Bobobo). Un puto sueño hecho realidad, joder. Para que os hagáis una idea, One Piece me dejó de gustar, pero sólo por haber puesto a esos actores la voy a ver. Oh, y también por poner a actorazos como Juan Antonio Bernal para Gold o José Posada para Brook. 

En serio, sois la hostia. 



PD 2: Me apuesto la bolsa escrotal a que un día mientras hacían el doblaje, Jaime Roca y los demás hicieron alguna chorrada de Bobobo. Y que Juan Antonio Bernal y los otros actores les siguieron la corriente. Y que grabaron ese momento. Y QUE LO HAN PUESTO EN EL DVD. O EN EL CINE COMO UNA ESCENA DESPUÉS DE LOS CRÉDITOS. OH, LAS POSIBILIDADES SON TAN INFINITAS...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...